Intoxicación por Sulfato Ferroso
Escrito por Jorge Madriñan -   
Miércoles, 30 de Octubre de 2002 19:00
Se trata de un paciente de 15 meses de edad quien ingresa al servicio de Urgencias remitido de un Hospital de Nivel 2 de atención con historia de haber ingerido aproximadamente 4 horas antes cantidad desconocida de tabletas de sulfato ferroso. En dicha institución le realizan lavado gástrico aproximadamente 2 horas después de la ingestión y remiten para manejo en Nivel 3 de atención.

Al ingreso a nuestra institución se encuentra un paciente en adecuadas condiciones generales, estable hemodinamicamente, conciente, hidratado, irritable, con un examen físico por lo demás entro de límites normales.

Se inicia manejo inmediato con soluciones de polietilenglicol (Nulitely) por sonda nasogástrica a dosis de 400ml/hora obtener deposiciones claras. Se reliza radiografía de abdomen simple no evidenciandose partículas radioopacas. Se toman al ingreso muestras sanguíneas encontrando: Hemograma con Leucocitosis y discreta Neutrofilia, Transaminasas normales, Tiempo de Protrombina y Tiempo parcial de Tromboplastina dentro de limites normales, Niveles Sericos de Hierro en 224mcg/dl tomados dentro de las horas picos de absorción (VN hasta 150 mcg/dl).

Con los anteriores hallazgos se define continuar manejo de soporte y vigilancia tanto hemodinámica como de comportamiento hepático hasta lograr disminución de los niveles pico de hierro sérico. Por nivel de hierro sérico menor a 350 mcg/dl en pico de absorción no se utiliza esquema de quelación con Deferrosamina.

A las 12 horas de ingreso se realizan nuevamente Transaminasas y Tiempo de Protrombina encontradose dentro de limites normales y Niveles séricos de Hierro en 30 mcg/dl.

A las 24 y 48 horas se toman nuevamente Transaminasas y Tiempo de Protrombina encontrandose dentro de limites normales. Se decide dar de alta con recomendaciones de control ambulatorio en 48 horas y de medidas preventivas para evitar futuros accidentes.


COMENTARIOS

La ingestión de Sulfato Ferroso es una de las causas más comunes de intoxicación por medicamentos en la edad pediátrica que a pesar de las campañas preventivas como la utilización de empaques con tapa de seguridad y la restricción en los niveles de sulfato ferroso en las presentaciones de multivitamínicos para la población infantil, sigue siendo un problema con alta morbilidad y especialmente con un muy alta mortalidad cuando no se realiza un manejo adecuado de la misma.

El manejo del paciente intoxicado o presuntamente intoxicado con sulfato ferroso debe ser lo suficientemente agresivo para evitar la consecuencia de alta mortalidad recordando como punto muy importante que el paciente puede estar completamente asintomático durante las primeras 6 horas post-ingestión para luego rápidamente entrar en un periodo de colapso cardiovascular y de necrosis hepática irreversible.

Dentro del manejo en casa podría ser utilizado el mecanismo de inducción de vomito que lograría disminuir notoriamente la cantidad de sulfato ferroso que potencialmente se va a absorber. Es posible utilizar si se dispone el jarabe de Ipeca a las dosis indicadas según la edad del paciente. Pero el punto más importante es el mensaje del traslado rápido a un centro asistencial donde se iniciara el manejo indicado.

El lavado gástrico rápidamente posterior a la toma de una radiografía de abdomen simple que nos puede servir para estimar la cantidad de tabletas ingeridas es una de las medidas mandatorias en dichos pacientes así no se tenga evidencia clara de la ingestión.

Posteriormente la utilización de carbón activado o catárticos como las soluciones de polietilenglicol por sonda nasogástrica son la otra medida importante en el manejo del paciente. Hoy en día preferimos las soluciones de polietilenglicol debido a su mayor eficacia y rapidez de acción, además de no producir ningún tipo de desequilibrio hidro-electrolítico, condición muy importante cuando se trata de lactantes y pre-escolares. Dicha medida se debe utilizar a las dosis adecuadas y hasta que se obtengan deposiciones completamente claras.

Cuando se dispone de niveles séricos de hierro dentro de las horas pico de absorción que es entre la 2 y 5 horas post-ingestión se puede utilizar como guía para la categorización del grado de ingestión y la posible gravedad de la intoxicación. Se sabe que con niveles séricos por debajo de 300 mcg/dl el riesgo del paciente es mínimo y solo se requiere de medidas de soporte y observación de la evolución clínica y paraclínica. Con niveles entre 300 y 500 mcg/dl el compromiso del paciente es entre leve y moderado y ya se considera el manejo con terapia quelante con Deferrosamina a las dosis indicadas. Paciente con niveles mayores a 500 mcg/dl el riego de compromiso severo es alto y requieren manejo en unidades de cuidados intensivos además de lo anterior.

Cuando no disponemos de niveles séricos de hierro, debemos manejar el paciente con todas las medidas de soporte más la terapia de quelación con Deferrosamina para así evitar las consecuencias descritas de la intoxicación con sulfato ferroso.



JORGE MADRIÑAN T., MD.
Jefe Unidad Materno-Infantil
Fundación Clínica Valle del Lili



 

Thumbnail image

Teresa Gómez Rodríguez M.D.

Pediatra

Calendario de Eventos

Julio 2014
D L M X J V S
29 30 1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31 1 2