Hidrocefalia

La Hidrocefalia

El cerebro y la médula espinal se encuentran encerrados en compartimientos rígidos de hueso: el cráneo y la columna vertebral, que le sirven de escudo dado que son estructuras supremamente delicadas (si una neurona muere, nunca es reemplazada). Además, hay otra línea de defensa, la cual es un líquido que produce el cerebro y que se distribuye entre éste y el cráneo y la columna, dándole una protección extra. Ese fluido se denomina líquido cefalorraquídeo. Dentro del cerebro hay unos espacios donde se encuentra la mayor concentración de líquido cefalorraquídeo (ver figura), llamados los ventrículos cerebrales. Hay unos sistemas de producción y otros de drenaje, para evitar la acumulación. Cuando esos sistemas fallan se acumula el líquido en el cerebro constituyendo la hidrocefalia. Son muchas las causas. En el recién nacido se produce por infecciones transmitidas de la madre al niño, por anomalías en el desarrollo de los sistemas de drenaje normal. En niños pequeños, las meningitis y los tumores son las principales causas. En adolescentes y adultos jóvenes, el trauma, las infecciones y los tumores son las causas más relevantes. En adultos y ancianos, las hemorragias intracerebrales, los tumores, el trauma.

hidrocefalia

Los síntomas de la hidrocefalia son dolor de cabeza, acompañado de un sueño excesivo del paciente, poca actividad, lentitud mental, el paciente camina con pequeños pasos, en el caso de una hidrocefalia progresiva. Cuando es súbita, el cuadro es dramático, de dolor de cabeza, vómito muy fuerte. El paciente va quedando sin conocimiento rápidamente hasta el coma. El tratamiento es la colocación de un sistema de drenaje artificial que transporte el líquido que se encuentra en la cabeza hasta otro compartimiento donde se pueda absorber. El más común de ellos es la derivación ventrículo peritoneal, la cual consiste en insertar un tubo (llamado catéter) en el ventrículo cerebral del paciente y pasarlo por debajo de la piel hasta el abdomen. Allí, una membrana llamada peritoneo, lo absorbe. Algunas veces, para regular el paso de líquido se instala una válvula que muchas veces se puede cambiar de presión, sin necesidad de volver a operar el paciente, por medio de un dispositivo llamado programador. Esto permite que el líquido pase con mayor o menor facilidad. El principal riesgo de las derivaciones es la infección. Todo material que se introduzca en el cuerpo humano tiene el riesgo de contaminarse con alguna bacteria. Uno de los pilares del tratamiento si una infección ocurre, es retirar el sistema de derivación.

Nuestros Especialistas

Neurocirugía

Ernest Senz M.D.
Fernando Velásquez M.D.
Juan Alfonso Uribe M.D.
Javier M. Lobato Polo M.D.
Alberto Leon Rosero Guerrero

 

Neurología

Yuri Takeuchi Tan M.D.
Jorge Luis Orozco Vélez M.D.
Jairo Quiñonez