Quién debe consultar al servicio de psiquiatría y psicología?


Las personas que empiezan a detectar dificultades para realizar su trabajo, su estudio o cualquiera que sea su actividad principal; y/o personas cuyos síntomas afectan sus relaciones interpersonales, ya sea con familiares, amigos o personas con quienes se relacionan en su entorno más inmediato; y/o los casos extremos de disfunción severa, que ameritan intervención de los profesionales de la salud mental, incluyendo los trastornos cognoscitivos (delirium, demencia), alteraciones de memoria, de la propia identidad o fallas en la apreciación de la realidad o en la regulación de las emociones; entidades como la esquizofrenia, las psicosis o los estados típicamente conocidos como “locura”.
 

También se benefician las siguientes personas:
 

• Aquellas cuyos síntomas de depresión o ansiedad, interfieren con su funcionamiento normal;

• Personas cuyas características de personalidad impiden un buen desarrollo de sus relaciones interpersonales;

• Quienes tienen fallas en la regulación de estados de ánimo, de manera que se presentan crónicamente tristes o que saltan abrupta y en forma alterna, de estados de tristeza a los de euforia y viceversa;

• Aquellas cuyos sentimientos normales frente a la pérdida de la salud o la muerte de un ser querido toman más tiempo en resolverse;

• Quienes han sufrido traumas serios por haber sido víctimas de algún tipo de abuso, violencia o amenaza seria contra la propia integridad (física o mental);

• Quienes han incurrido en el uso y abuso de sustancias psicoactivas (cigarrillo, alcohol y drogas ilegales) como método para evadir o “anestesiarse” emocionalmente frente a los problemas y sin importar las secuelas negativas que dichas sustancias tienen sobre su salud;

• Quienes tienen problemas con su alimentación, ya sea porque comen en exceso o deficientemente, al punto de constituir con ello una seria amenaza para su salud física;

• Aquellas que enfrentan crisis emocionales frente a fases o transiciones vitales difíciles (muerte de un ser querido, separaciones, dificultades con la pareja, incertidumbre y dificultad frente al manejo de los hijos y los retos de la crianza, crisis de identidad, inseguridad vocacional, etc.)

• Las personas que luego de sufrir tumores cerebrales, enfermedades cerebro vasculares, traumas cráneoencefálicos, procesos degenerativos (demencias tipo vascular, Alzheimer o Parkinson), síndromes convulsivos, infecciones del sistema nervioso (meningitis, encefalitis), empiezan a experimentar dificultades para atender, comprender, expresarse, memorizar, percibir o solucionar tareas que requieran planeación, control y verificación de las respuestas.

• Los niños con problemas de aprendizaje y/o alteración de la conducta para determinar las posibles causas de sus dificultades e iniciar procesos reeducativos.

Adolescentes con dificultades en el rendimiento académico, altibajos emocionales o alteración/cambios de conducta.

* Parejas o familias que atraviesen crisis o dificultades en sus etapas de desarrollo.

 

 

 

 

Nuestros Especialistas

Psiquiatría de Enlace

Hernán Rincón M.D.

 

Psiq. Trastornos Alimentación

Sonia Bersh

 

Neuropsiquiatría

Juan Carlos Rivas

 

Psiq. de Niños y Adolecentes

Omar Fernando Salazar

 

Psiquiatría y Epidemiología

Alejandro Castillo M.D.

 

Psicología y Oncología

Clara Elisa Reyes Piñeros
 

 

Psicología de la Familia

Viviana Escobar L.

 

Psicol. Obesidad y Trast. Alim.

Sonia Jiménez

 

Psicol. Niños, ADS, Depresión

Graciela Hoyos PS

 

Neuropsicología

Angela Pérez PS

 

Terapia Ocupacional en Salud Mental

Martha Atehourtua
María del Rosario Tascón